Dominar las motos de nieve y salvar el Norte de la basura: 6 ideas para que los turistas hagan en el Ártico

El hielo, el frío y los vastos páramos son probablemente lo primero que uno asocia con esta región. Sin embargo, el Ártico no es tan aburrido y monótono como parece a primera vista. Para los viajeros curiosos, los entusiastas de los deportes extremos y todos aquellos que quieran aprovechar al máximo sus vacaciones aquí, tenemos una serie de actividades para elegir.

  1. Esquí alpino

No solo es posible viajar por el Norte en un trineo de renos; pruebe, por ejemplo, a conquistar puertos de montaña nevados en una moto de nieve. Puede aprenderlo en la escuela de esquí extremo, donde instructores cualificados le enseñarán a maniobrar en las pistas y descensos de forma llamativa. Para un extremo norte, vaya a la región de Murmansk.

Imagínese: el sonido rugiente del motor, la adrenalina recorriendo el cuerpo y una sensación de libertad total; por eso merece la pena salir del bullicio de la ciudad e ir al Ártico durante unos días. Y en su tiempo libre, haga excursiones: es una gran oportunidad para admirar los paisajes de la Región Polar.

  1. Ver renos y pasar la noche en una casa tradicional indígena

Viajes al Ártico: ver renos y pasar la noche en una casa tradicional

El Ártico cubre la mayor parte del Océano Ártico y el borde de Eurasia. Y la cría de renos es la principal ocupación de los pueblos indígenas del Norte. Su vida cotidiana está inseparablemente ligada a ella, porque es difícil prescindir de pieles calientes, carne sabrosa y perros de trineo ágiles en los espacios nevados. Los rebaños más numerosos pastan ahora en la zona autónoma de Nenets, así como en las penínsulas de Taimyr y Yamal.

Para que el viaje sea inolvidable, puede visitar a los pastores de renos. La excursión de expedición le ofrece la posibilidad de alimentar a los animales, montar en trineo, probar las delicias locales e incluso pasar la noche en un auténtico chuj, la vivienda en forma de cono de los pueblos nómadas del norte. Si el tiempo lo permite, podrá incluso disfrutar de la aurora boreal.

  1. Ir a la nieve

Los amantes del snowboard también disfrutarán con el snowkiting, una combinación de navegación y conducción de una tabla o esquí alpino. Todo lo que tienes que hacer es ponerte de pie sobre un proyectil y agarrarte a la cometa de remolque, una gran cometa. No se necesita ningún equipo adicional, ya que una ráfaga de viento le permitirá deslizarse suavemente por la extensión nevada. El lugar más seguro para practicar el snowkite es una superficie plana sin vegetación, líneas eléctricas u otros obstáculos; de este modo, no te engancharás con nada. Por eso, los interminables campos de tundra o las masas de agua heladas del norte son ideales para practicar el snowboard.

  1. Conozca a los exploradores polares y nade en el Océano Ártico

¿No quiere limitar sus viajes a las regiones del norte de Rusia? En ese caso, conquiste el Polo Norte: puede llegar a la cima del mundo en helicóptero en sólo 3 días como parte de los viajes exprés. Y no bastará con una simple visita turística: los turistas podrán acceder a la estación de deriva de hielo Barneo, hablar con auténticos exploradores polares e incluso bañarse en una piscina especial en el Océano Ártico. Los aficionados a lo extremo recibirán la ansiada dosis de adrenalina: habrá ocasión de saltar en paracaídas o hacer submarinismo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *